Un año más... NO A LA NAVIDAD

Sat, Dec 9 2017 08:46pm CET 1
Fernando Bisbal 4º91
Fernando Bisbal 4º91
11040 Respuestas
Sat, Dec 9 2017 08:53pm CET 2
Fernando Bisbal 4º91
Fernando Bisbal 4º91
11040 Respuestas
¿Por que odio la navidad?

1- Porque es un embole estar rodeado de tantos parientes que no conoces o no aguantas y tener que poner tu mejor cara para no hacer enojar a tus padres

2- porque es realmente odioso ver como todos se ponen ansiosos a las 23:57 y empiezan a chequear sus relojes (todos con horas diferentes), para despues enterarte que ya es navidad por el ruido de los cohetes que tiran los vecinos (igual en el año nuevo)

3- porque si tenes perros y no tenes patio vas a tener una muy infeliz navidad cuando encuentres una pieza destruida por el susto que le causaron los cohetes y al pobre perro van a pegarle

4- porque de nuevo hay que poner la mejor cara de idiota cuando recibimos regalos horribles y/o inservibles

5- porque te hace sentir como un idiota que tu mama te haga vestirte lo mas sobrio y cursi posible, y cuando vas a saludar a tus vecinos ellos estan en cuero, bermuda y ojotas :s

6- porque nunca faltan esos parientes densos que se quedan en tu casa hasta cualquier hora arruinandote la previa con tus amigos...

7- porque si no te gusto la comida de la noche del 24 podes llegar a pasarlas muy mal cuando durante 4 dias mas tengas que comer exactamente lo mismo!!

8- porque la cena siempre empieza tarde y es muy molesto que tu mama te sirva 3 comidas mas el postre en 40 minutos para poder llegar al brindis a las 00:00 hs.

9- porque te van a dar ganas de romper todo cuando tengas que quedarte con tus parientes molestos, al no funcionar los celulares para ubicar a tus amigos para salir

10- porque nunca faltan esos mocosos insoportables que se ponen a joder con los cohetes en pleno mediodia del 25 mientras vos estas en pleno sueño reparatorio despues de haber tenido una noche bastante movida y/o etilica
Sat, Dec 9 2017 08:57pm CET 3
Fernando Bisbal 4º91
Fernando Bisbal 4º91
11040 Respuestas
12 razones más

1. ES UNA FIESTA DE ORIGEN RELIGIOSO QUE HEMOS DE CELEBRAR LOS QUE NO COMPARTIMOS ESA RELIGIÓN
La navidad es una fiesta religiosa, celebra la natividad de Jesucristo. Para los que no somos cristianos (seamos ateos o de cualquier otra religión) es una fiesta que te obligan a celebrar, quieras o no. Aparecen pesebres por doquier, en plazas públicas y hasta en cimas de montaña. Para que se pueda entender el efecto que tiene eso, imaginémonos que durante 3 semanas todas las televisiones, actividades públicas y en los espacios públicos salieran los de la secta de los Hare Krisna cantando y celebrando ritos. Ponte en mis botas de ateo, entiende que es lo que siento ante esa celebración. Al menos los paganos pueden celebrar el solsticio de navidad y esconderse en ello, los ateos lo tenemos más crudo.

2. HAS DE SENTIRTE FELIZ Y GENEROSO SI NO QUIERES AGUAR LA FIESTA A TERCEROS
En la navidad se contagia una especie de narcotización social, donde la gente tiene la extraña obligación de ser más amable, tener más paciencia, querer verse y juntarse con los demás. Si no estás con ese ánimo parece que pretendas aguarle la fiesta a los demás. Si no quieres reírle la gracia a los que vienen a pedir el aguinaldo a tu puerta es que eres un amargado. Simplemente es incompatible la navidad con tener un tono de ánimo más bajo, y por obligación has de estar feliz o aparentar ser feliz.

3. ES CUANDO MÁS MISERABLES SE SIENTEN LOS QUE SE SIENTEN MISERABLES
Aunque es falso que en la navidad hay más gente que se suicida, en las navidades es cuando la situación de pobreza y desempleo se sufre más. Los padres no pueden hacer regalos, las imágenes de consumismo desaforado generan una percepción de la falta de capacidad adquisitiva. Aunque por el otro lado se generan más muestras de solidaridad, esta suele ser bastante limitada en el tiempo y llena de esa temporal y falsa sensación de que hay que “ayudar”. Al mes siguiente el contraste con la situación de desprotección y miseria es aún mayor.

4. LA NAVIDAD HACE QUE LOS REGALOS PIERDAN SU SENTIDO AL HACERLOS POR OBLIGACIÓN SOCIAL
Los economistas del comportamiento y los psicólogos están de acuerdo que regalar produce un placer, por un lado el receptor consigue un bien de consumo sin sufrir “pain of paying”, y el que regala siente placer al hacer sentir a otra persona mejor. Pero esta situación no se produce cuando el regalo es de compromiso o por obligación. La navidad fomenta muchos de estos regalos, haciendo que pierda valor el mero hecho de hacer un regalo.

5. ES UNA FIESTA QUE FOMENTA EL CONSUMO COMPULSIVO
El nivel de consumo de todo tipo durante la navidad se dispara, no sólo de regalos y bienes de consumo. Aunque en una economía deprimida como la nuestra estos pequeños tirones de consumo ayudan a levantar algo la demanda interna y el empleo, son tirones que generan menos valor ya que sería mejor consumir a lo largo de todo el año que todo de golpe, y además fomentan una cultura del despilfarro y en muchas personas del sobreendeudamiento. Hay muchos estudios que asocian que el hiperconsumo y el sobreendeudamiento tiene elementos sociales y que si alrededor nuestro percibimos que el nivel de consumo es muy alto, tendemos más fácilmente a sobreendeudarnos. Ya sabemos a lo que nos ha llevado esta cultura.

6. FOMENTA EL CONSUMO DESAFORADO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS Y COMIDAS HIPERCALÓRICAS
Si algo tenemos en nuestra sociedad son ciudadanos con un nivel consumo calórico muy alto. En el aporte calórico somos realmente una sociedad opulenta. La navidad nos lleva a incrementar ese aporte calórico y el consumo de alcohol. Algo que fomenta problemas cardiovasculares, entre otras muchas enfermedades: el consumo alto de calorías nos acorta la vida. Los hábitos adquiridos durante la navidad requieren más tiempo eliminar que en adquirir, y seguramente sin las comidas opulentas de navidad seríamos una sociedad más sana, y evidentemente más feliz.

7. FOMENTA UNAS RELACIONES LABORALES DE EXPLOTACIÓN EN EL COMERCIO
Los trabajadores del comercio, en especial del pequeño comercio, son explotados durante las campañas de navidad. Es cierto que se genera más empleo, pero también que el incremento de ventas no viene acompañado a la par por el incremento de empleo, lo que lleva a jornadas maratonianas y agotadoras entre trabajadores con poca protección laboral. Todos conocemos casos de trabajadores del pequeño comercio que por solidaridad con su jefe o por puro miedo deciden hacer jornadas maratonianas de más de 60 o 70 horas semanales, sin ningún descanso semanal, que difícilmente cobrará como horas extra, si es que las cobra como ordinarias.

8. FOMENTA EL JUEGO Y LAS CONDUCTAS DE RIESGO
Aunque la lotería nacional y las autonómicas son mi impuesto favorito (es el único que pagan voluntariamente y con alegría y que penaliza a aquellos que tienen menos estudios de matemáticas y ciencias o que basan más su criterio en la irracionalidad), el juego y su fomento tiene elementos negativos. Por un lado la promesa de una salida de la pobreza o la mediocridad por un golpe de suerte, en lugar del trabajo duro o la capacidad de arriesgar realmente, por otro el fomentar la irracionalidad y el mundo de fantasía que se genera en temas económicos alrededor de las campañas de lotería.

9. LA PROGRAMACIÓN TELEVISIVA PASA A SER MONOTEMÁTICA
Ya sabemos que la televisión está de capa caída, pero numerosas series diseñadas para este medio, programas de entretenimiento y algunos formatos de documental e informativos aportan un grano de calidad interesante. Esos contenidos quedan en segundo plano (o peor, se ven contagiados) por los contenidos entre religiosos, de “buen rollo”, las campañas (temporales y vacías) de solidaridad temporal y las películas infumables de “oh.. es Santa Claus”.

10. ES UNA FIESTA POCO DIVERTIDA
La navidad es un muermazo… más allá que los catalanes hemos inventado golpear un tronco para que cague regalos y ponemos un señor que planta pinos en el pesebre (somos bastante escatológicos, todo hay que decirlo), las navidades son soporíferas: misa del gallo, dormir al lado de un abeto esperando un asaltador de viviendas disfrazado de anuncio de Coca Cola (literalmente), o a unos señores subsaharianos que viajan en camello mágico. Son un rollo comparado con la castañada o el Halloween, al menos hay gente que se disfraza, hace el friki y vas a un parque a que te peguen sustos, o con la “semana santa” que es suficientemente larga como para hacer algo chulo, y lo suficientemente corta para que no se te atragante y te obligue a visitar a tu primo segundo que está en la otra punta de la Península.

11. ES MUY LARGA, Y COMIENZA CADA AÑO ANTES
Hasta las fiestas cansan. Y la navidad más que ninguna. Comienzan en noviembre poniendo las luces, y no las quitan hasta las rebajas de enero. El machaqueo de anuncios en la televisión aparece casi en octubre. Los puristas de la navidad me dirán que eso no es cierto, vale aunque sólo duraran entre el 22 de diciembre con el sorteo de la lotería y el 6 de enero con los reyes magos, son casi 3 semanas de “fiestas”, donde además, si tienes la suerte de trabajar, has de ir al curro. A cualquiera termina cansando una “fiesta” que dura con baja intensidad desde octubre hasta final de diciembre para rematarlo de casi 3 semanas intensas.

12. LOS CENTROS DE LAS CIUDADES PASAN A SER TUMULTUOSAS DONDE ES IMPOSIBLE PASEAR TRANQUILAMENTE
Uno de los derechos más básicos de cualquier vecino es disfrutar de su ciudad, algo que pueden hacer todos los ciudadanos del mundo excepto los pamplonicas durante una semana de julio y los que tienen actividad comercial en su ciudad durante todo un mes de locura. Soy de Barcelona y trabajo cerca del centro, imaginad lo que es para mí y miles de ciudadanos que queremos simplemente “vivir” poder atravesar los meandros, corrientes, riadas e inundaciones humanas durante todo un mes.
Sun, Dec 10 2017 12:27am CET 4
Antonio Jesús Gutiérrez 3º85 (Moderador Ac. Las Rehoyas)
Antonio Jesús Gutiérrez 3º85 (Moderador Ac. Las Rehoyas)
2710 Respuestas
navidad1.jpg

¿Cuándo se convirtió la Navidad en el LAMENTABLE NEGOCIO MASIVO que es?

Un árbol de navidad rodeado de luces y regalos adorna el salón, acompañado por unos calcetines llenos de caramelos y un gorro de Papa Noel que reposa al lado de los turrones. Esta estampa de libro se rodea de un aura económica que poco a poco ha ido convirtiéndose en una auténtico frenesí consumista, pero ¿cuándo se convirtió en un negocio la navidad?

Afrontar esta pregunta nos puede llevar a analizar el propio origen de la navidad, pero esto nos enfrentaría a un dilema religioso que no pretendemos abordar. De esta manera, lo que intentaremos datar es la época aproximada en la que la Navidad comenzó a ser un negocio masivo como podemos observar en la actualidad.

Comienza la Navidad

Vamos a analizar los datos históricos para encontrar el origen de la fecha en la que actualmente celebramos la navidad, como primer paso para entender cómo se ha podido convertir en unas fechas de consumo masivo, y es que el 25 de Diciembre no fue siempre la fecha en la que se dató el nacimiento de Jesucristo, pues nunca se tuvieron evidencias de cuándo pudo ser ya que ni los evangelios de San Lucas y San Matías lo dataron.

Bajo la influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianzeno, la iglesia católica determinó que esta celebración se realizara en un día muy especial para diversas creencias, como forma de facilitar la conversión de fieles, que tradicionalmente celebraban el solsticio de invierno. De esta manera, en el año 345 la iglesia reconoció oficialmente que el 25 de Diciembre se había producido la natalidad.

En Roma, se realizaba una celebración en fechas muy próximas que ya era un auténtico estallido de consumo, ya que desde el 19 al 26 de Diciembre celebraban “Saturnalia” (en honor al Dios de la agricultura) rodeados de comidas, festividades y espectáculos, que aportaban una buena inyección económica a muchos comerciantes y algunos días de libertad a ciertos esclavos.

No resultó sencillo absorver estas fiestas paganas, pero finalmente se impuso el 25 de Diciembre y la festividad cristiana, aunque su fecha de celebración no era en principio homogénea hasta que la iglesia utilizó su influencia para realizar una unificación bajo su reconocimiento oficial, llegando hasta Oriente.

Es decir, la fecha de la Navidad se creó bajo el amparo de la celebración y el consumo de diversos productos principalmente alimenticios, pero también afectando al sector servicios. Con la unificación de fechas se creó el caldo de cultivo perfecto que le llevaría a convertirse en unas fechas de gran importancia económica y social.

Villancicos, árbol y postales


Durante la segunda mitad del siglo XVI, la iglesia católica introdujo en las misas navideñas matutinas los tradicionales cánticos propios de las celebraciones, adaptando sus mensajes al contenido religioso de la festividad cristiana como una manera de difundir su mensaje evangelizador.

Sin saberlo, estaba naciendo uno de los recursos más utilizados durante las fiestas en todo el mundo, aunque no se haga con un sentido directamente religioso, hasta el punto de convertirse en la banda sonora de la navidad y una herramienta de marketing y merchandising.

Se cree que Papá Noel surge de una tradición holandesa llevada a Estados Unidos por los fundadores de Nueva York entre los años 1620-1625, ya que su patrón era llamadoSinterklaas (nombre deformado hasta “Santa Claus”). Dicho personaje sufrió diversas modificaciones durante la historia, pero su forma definitiva (gordito afable) fue plasmada por el dibujante Thomas Nast ya en el siglo XIX, que facilitaría su difusión cual política de “packaging”.

Por otro lado, las tarjetas de felicitación también nacerían durante dicho siglo, produciéndose la primera en el año 1846 en el Reino Unido y extendiéndose su uso cerca del año 1870. Igualmente, el árbol de navidad (proveniente de las tradiciones druidas) comenzó a extenderse desde Alemania hasta todo el mundo durante este siglo.

La íntima relación entre la navidad, las celebraciones y el consumo, hizo que Papá Noél se desarrollara gracias al uso que le dieron los anunciantes posteriormente, no sin antes fusionarse con las figuras europeas de Bonhomme Noël y San Nicolás, un turco de familia pudiente que fue sacerdote y ordenado santo por su caridad y apoyo a los pobre y enfermos.

En realidad eran personajes tan similares, incluso en las descripciones físicas, que no resultó complicado y que explica por qué en EEUU recibe el nombre de Santa Claus y en Europa de Papá Noel.

Un producto listo para ser consumido

Una vez con la figura de Papá Noel, se desarrolló el personaje enriqueciendo las vagas leyendas que le dieron origen. De este modo, gracias a los anuncios de la “Lomen Company” se le ubicaría en el polo norte y se popularizarían los renos como medio de transporte, aunque esto último proviene de la interpretación del poeta Clement Clarke Moore en 1823 (que lo describía llevando regalos a los niños durante las vísperas de las navidades)

La publicidad continuaría impulsando la figura de Papá Noel, llegando el turno de Coca-Cola, que aprovechó los colores que habían sido asociados a la figura del personaje parapromocionarlo y promocionarse (aunque los mitos aseguran que fue la marca quien directamente le dio los colores en la ilustración encargada en 1931 a Habdon Sundblom)

Por tanto, el ímpetu consumista llega como un cóctel formado desde los orígenes de la navidad como festividad, recibiendo un fuerte impulso comercial por el interés de las propias marcas durante el siglo XIX y XX, hasta convertirse en producto basado en cuatro premisas: regala, consume, come y celebra, que se repiten en Enero como recuerdo a las ofrendas de los reyes magos a Jesús.

De esta manera, aunque la navidad es una festividad muy antigua, podemos decir que la internacionalización del consumismo masivo en las fiestas comenzó prácticamente durante el siglo pasado, aunque siempre estuvieron directamente vinculados.

Esperemos que esta consecución de datos no nos haya enfriado el espíritu navideño, pues más allá de las compras y lo que supone para muchos negocios, estamos hablando de unas fiestas de gran arraigo popular que podemos disfrutar sin más preocupaciones. Cuidando nuestros bolsillos y comprando con sentido común y dentro de nuestras posibilidades siempre que queramos hacerlo, por supuesto.

Fuente:
Tue, Dec 12 2017 11:46am CET 5
Marcel (General Administrador)
Marcel (General Administrador)
7756 Respuestas
Esta vez voy a empezar esto al revés, es decir, diciendo aquello que no me gusta de la Navidad actual. No me gusta el mercantilismo de las fiestas impulsado ferozmente desde las grandes superficies, no me gusta que las navidades empiecen en el mes de agosto con la venta de décimos de lotería mientras me baño en las cristalinas playas de una pequeña población de Tarragona, no me gusta los comercios llenos de gente y la locura de las compras de última hora con sus carreras por los pasillos incluidas, no me gusta que los niños anden colmados de regalos cuyo valor lastra muchas veces la economía de los sufridos padres y por supuesto no me gustan las ausencias de gente a la que sigo queriendo y que se fue demasiado pronto.
Pero sí, es Navidad y como días mágicos que son estos mismos se convierten en días inolvidables. Me gustan los intercambios de pequeños regalos que me arrancan una sonrisa sincera, me gusta recibir esos abrazos cálidos de amigos y familiares a los que hacía tiempo que no veía, me gusta el árbol y el pesebre (más lo segundo que lo primero como buen español), me gusta comer turrón del duro y polvorones acompañados, como Dios manda, de una generosa copita de anís, me gusta la mirada de los niños estos días llenas de ilusión y expectativa y que me recuerdan a mí ante el escaparate de la juguetería La Estrella soñando con esa caja de clicks de Famobil del séptimo de Caballería que pronto estaría en mi casa, y aunque poco me dejan (dicen que desafino horrores) me gusta cantar villancicos acompañado por esa vieja pandereta que tanto odia mi vecino del segundo B.
Esta es una época de encontrarse con la familia y con los amigos, de entregar lo mejor de lo que somos y lo que tenemos, porque nunca estaremos tan solos como para no tener a alguien al lado que al menos nos quiera un poco. Aprendamos a vivir esta época como es y preguntémonos si a veces nos ponemos en contra de la Navidad solo porque queremos amargarnos el momento sin razón alguna o se lo queremos amargar a las personas que nos rodean. No saquemos excusas de donde no debe haberlas y entreguémonos a la Navidad sin prejuicios ni pretensiones. Seamos sinceros.
En definitiva que la Navidad es un buen pretexto para rectificar el camino, convivir con el sentimiento cristiano y ser todos un poquito más felices acordes a esos principios de humildad, lealtad y solidaridad que Jesús nos enseño. Os dejo, voy a tocar la pandereta a ver si animo al vecino del segundo B a que baje a mi casa y a compartir un poco de turrón y una copita de anís y a demostrarle que sí, que la Navidad también aporta muchas cosas buenas. Muchas.
Tue, Dec 12 2017 08:56pm CET 6
Alex        Gonzalez Garcia  2º91  (Administrador. .)
Alex Gonzalez Garcia 2º91 (Administrador. .)
9672 Respuestas
Yo si a la navidad y a la cara de esos niños que aun se creen en la magia de la navidad ,cada cual es libre de opinar lo que vea conveniente , .
Wed, Dec 13 2017 12:42pm CET 7
Rafael Ant. Molina 2º76  (Moderador CIR Nº3, Cáceres.)
Rafael Ant. Molina 2º76 (Moderador CIR Nº3, Cáceres.)
234 Respuestas
Par mi la Navidad es una cosa que si la quitaran no me importaria nada,desde que mis padres fallecieron ya la familia se disperso, mis hermanas con sus maridos e hijos que antes venian a la casa de mis padres.

Yo que trabajaba en la hosteleria,ya se sabe que es de las fechas que mas se trabaja,no estaba nunca alli celebrandola,solamente el dia de Nochebuena por la tarde y años de llegar cansadisimo a las 8 de la tarde con las mismas te arreglas cenas y a dormir pues al dia siguente tienes en el trabajo la comida de Navidad para los clientes y otro palizon de trabajo asi que para mi que la quiten pues a mi solo me ha dado disgusto por no poderla pasar en familia y ahora que puedo no me queda casi nadie. Ya se que todavia hoy gente que la celebra por todo lo alto con sus familias a la antigua usanza,con villancicos etc pero ya no es como antes comprar el pavo engordarlo,hacer los dulces caseros y llevarlos al horno del barrio a cocerlos etc..los chiquillos dando lata... tiempos lejanos que ya no sirven en estos tiempos.
FELIZ NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO QUE SEA NUEVO DE VERDAD.
Wed, Dec 13 2017 05:56pm CET 8
Pascual Sánchez Soler 3º82 (Moderador  del cuartel  TERLEG 1, Melilla)
Pascual Sánchez Soler 3º82 (Moderador del cuartel TERLEG 1, Melilla)
582 Respuestas
Como todo la Navidad tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, de todas formas ya no es lo que era, ahora es todo consumismo, y ya no se vive con la ilusión de antaño, para mi lo mejor es ver la cara de los crios cuando reciben sus regalos.
Peo bueno estamos en otros tiempos y la gente solo piensa en consumir, yo consumo todo el año por si acaso, no me espero a Navidad.
De todas formas FELIZ NAVIDAD A TODOS Y MEJOR AÑO ENTRANTE QUE EL QUE DEJAMOS.
Wed, Dec 13 2017 07:25pm CET 9
Fernando Bisbal 4º91
Fernando Bisbal 4º91
11040 Respuestas
yo a mis hijos le diria.... papa noel no existe y somos tu madre y yo los que te vamos a comprar regalos por que eres nuestro hijo lo mereces y queremos que seas feliz... en ningun caso le mentiria y le haria creer en fantasias absurdas y amigos imaginarios en el cielo.
Wed, Dec 13 2017 08:27pm CET 10
Alex        Gonzalez Garcia  2º91  (Administrador. .)
Alex Gonzalez Garcia 2º91 (Administrador. .)
9672 Respuestas
Par mi la Navidad es una cosa que si la quitaran no me importaria nada,desde que mis padres fallecieron ya la familia se disperso, mis hermanas con sus maridos e hijos que antes venian a la casa de mis padres.

Yo que trabajaba en la hosteleria,ya se sabe que es de las fechas que mas se trabaja,no estaba nunca alli celebrandola,solamente el dia de Nochebuena por la tarde y años de llegar cansadisimo a las 8 de la tarde con las mismas te arreglas cenas y a dormir pues al dia siguente tienes en el trabajo la comida de Navidad para los clientes y otro palizon de trabajo asi que para mi que la quiten pues a mi solo me ha dado disgusto por no poderla pasar en familia y ahora que puedo no me queda casi nadie. Ya se que todavia hoy gente que la celebra por todo lo alto con sus familias a la antigua usanza,con villancicos etc pero ya no es como antes comprar el pavo engordarlo,hacer los dulces caseros y llevarlos al horno del barrio a cocerlos etc..los chiquillos dando lata... tiempos lejanos que ya no sirven en estos tiempos.
FELIZ NAVIDAD Y EL AÑO NUEVO QUE SEA NUEVO DE VERDAD.

Feliz navidad Antonio, mis mejores deseos para ti y tus seres queridos .

Wed, Dec 13 2017 08:29pm CET 11
Alex        Gonzalez Garcia  2º91  (Administrador. .)
Alex Gonzalez Garcia 2º91 (Administrador. .)
9672 Respuestas
Como todo la Navidad tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, de todas formas ya no es lo que era, ahora es todo consumismo, y ya no se vive con la ilusión de antaño, para mi lo mejor es ver la cara de los crios cuando reciben sus regalos.
Peo bueno estamos en otros tiempos y la gente solo piensa en consumir, yo consumo todo el año por si acaso, no me espero a Navidad.
De todas formas FELIZ NAVIDAD A TODOS Y MEJOR AÑO ENTRANTE QUE EL QUE DEJAMOS.

Yo siempre me alegrare ver esas caras de los pequeños , feliz navidad Pascual mis mejores deseos para ti y tu familia ,saludos .

Wed, Dec 13 2017 09:24pm CET 12
Fernando Bisbal 4º91
Fernando Bisbal 4º91
11040 Respuestas
recordad que si no haceis la gelipollez de las uvas no tendreis suerte en el año entrante.... jasjasjajsjasjajsjas es que es para llorar.
Wed, Dec 13 2017 11:30pm CET 13
Javier 7º80 (Administrador)
Javier 7º80 (Administrador)
12573 Respuestas
Es una tradición que perdurará y a la que se nos han añadido costumbres anglosajonas que han alterado las españolas. Por un lado el práctico de regalar en día de Navidad ya que así tienen los niños más tiempo para disfrutar de los juguetes y otro muy tonto como poner un abeto lleno de adornos pero que queda bonito durante tres semanas y luego se tira porque se seca; por lo menos la tradición española del belén la figuras sirven para el año siguiente.
Rafael, mi padre también era de la hostelería y le ocurria lo mismo, hacia las 12 de la noche del 31 nos llamaba por teléfono y al día siguiente también le tocaba trabajar.
Lo de tener engañados a los niños sea con Papá Noel o los Reyes Magos pues es un tema de debate de si realmente podría incluso ser negativo por la mentira que supone, el disgusto que se llevan cuando se enteran de la realidad y la decepción de saberse engañados por sus padres y más família quizás su primer gran disgusto en la vida y la incluso desconfianza hacia las personas que creían no podían defraudarles.
Por lo demás si es un coñazo tener la obligación de hacer regalos.

Por favor ingresa o regístrate para publicar en esta red social.
Click aquí para entrar.

Últimos foros visitados