LA APERTURA DE LA VIA LAYETANA. SU HISTORIA

Vistas: 21
Conseguir un codigo de inserción

La ciudad se estaba preparando ya desde 1860 para la Exposición de 1888 y no había suficiente capital para emprender la obertura de la nueva via. No fue hasta unos 50 años después, gracias a Anselm Baixeras cuando se revisó el Pla Cerdà (1908). Barcelona empezó el proceso de expropiaciones para la apertura de una via recta que comunicase la zona de los burgueses, el Eixample, con la zona de sus negocios, el puerto, a través de una nueva avenida “a la americana” donde se situarían la sede de sus empresas: la Via Layetana. El nombre le viene de los laietanos, el poblado ibérico anterior a los romanos que se asentó cerca de Barcelona. No sólo estaban en juego motivos urbanísticos, también subyacían motivos económicos ya que la reforma revalorizaría el precio del suelo. El Banco Hispano-Colonial aportó la financiación. Las obras que se supervisaron por Pere Falqués, el Arquitecto Municipal, que representaba al Ayuntamiento y Luis Sagnier por parte de los constructores. El 10 de marzo de 1908 llegaron a Barcelona el rey Alfonso XIII acompañado por el presidente Antonio Maura y junto al alcalde Domingo Sanllehi y demás autoridades de la ciudad, iniciaron simbólicamente las obras . Durante las obras del Gran Metropolitano (que se prolongaron por cuatro años hasta su inauguración en 1924) y durante la Guerra Civil... se paralizaron las obras Vista la gran destrucción de patrimonio artístico que había sufrido París, la comisión encargada de los trabajos se planteó la catalogación y traslado de los edificios o elementos arquitectónicos más destacables. Gran parte de todo este patrimonio se colocó, sobre todo en lo que hoy conocemos como Barri Gòtic. Era una especie de recreación histórica con elementos auténticos de la Barcelona gótica para dar a la zona más empaque y monumentalidad de cara a la Exposición Internacional de 1929. Entre los edificios que se perdieron estaban el Palacio del marqués de Monistrol, el Palacio del marqués de Sentmenat, el Convento de San Sebastián o el de San Juan de Jerusalén. El Banco Hispano Colonial de Antonio López, uno de los más, sinó el más rico de Barcelona, tuvo un papel fundamental para llevar económicamente el proyecto al éxito. Fue el gestor, banquero y contratista de las obras. La operación que la hizo posible se gestó en 1901 con la entrada en el Ayuntamiento de Barcelona de concejales de la Lliga Regionalista, y con el respaldo de los concejales republicanos. En 1913 se acabaron los derribos entre el clamor de los artistas, historiadores y vecinos de la ciudad que veían como se había destruido parte de su memoria colectiva, La demolición se estructuró en tres partes y se distribuyó entre tres arquitectos: DOMÈNEC I MONTANER(1908) se encargó del proyecto entre la plaza de Antonio López hasta la plaza de Antonio Maura, PUIG I CADAFALCH se ocupó de la segunda fase comprendida desde la plaza Antonio Maura hasta Sant Pere més Baix (1909) ...y la última fase, hasta el llano de Junqueres (hoy plaza Urquinaona) (1911) se encargó a FERRAN ROMEU. Vamos a repasar algunos de estos edificios: El primer edificio construido, como no, fue la sede del BANCO HISPANO-COLONIAL (1913) (Via Layetana,3) . Hoy Hotel Colonial. Uno de los mejores edificios de la via fue la CASA GUARRO (Via Layetana,17) de Puig i Cadafalch. Luis Guarro era el heredero de la papelera más importante de Cataluña fundada hacía más de 200 años Gelida. Exportó a América hasta 1898 cuando se perdieron las colonias. El edificio de la COMPAÑÍA TRANSMEDITERRANEA inspirado en los grandes transatlánticos con su escalinata de crucero y su claraboya en forma de submarino, el de la ARRENDATARIA DE TABACOS al más puro estilo de la Escuela de Chicago, y el edificio de CAIXA MÚTUA POPULAR. O el magnífico edificio de CORREOS (1925 1927) de Josep Goday (colaborador de Puig i Cadafalch) y JAUME TORRAS. O el antiguo edificio del BANC D´ESPANYA que hoy ocupa la Caixa de Catalunya (1929) de los arquitectos madrileños JOSE YARNOZ y LUIS MENÉNDEZ PIDAL. Antes estuvo aquí el convento de Jerusalén, donde se enterró a Pau Claris. Sus restos desaparecieron cuando se derruyó. O LA EQUITATIVA de IGNASI BRUGUERA, arquitecto obsesionado por el arte precolombino, la CASA RAFAEL POMES, LA DE VALENTI SOLER, CASA MARTI VENTOSA, el edificio CESE, el HISPANIA o el de la INMOBILIARIA CATALANA. Uno de los pocos edificios que se salvaron del derribo fue el GREMI DELS VELERS que fue reformado y restaurado. Pertenecía al gremio de las sedas, con las que se hacían las velas de los buques. Al final, la Via Layetana se convirtió en una de las calles más transitadas por los coches, muchos días colapsada... Ya hay un proyecto para transformarla: los vehículos particulares podrán circular a menos de 30 km/h sólo En sentido mar , se pondrá un carril para bicicletas para convertirla en un paseo hacia el mar.

ATENCIÓN - Tienes que ser miembro de Amigosdelamili.com para poder participar y escribir con los demás.

PINCHA AQUÍ Y ÚNETE YA A Amigosdelamili.com

Notificarme por email los nuevos comentarios –