Busca aquí cualquier cosa de tu mili

Artículos de la mili - Cuéntanos cómo fue tu mili

Anecdotas Legionarias 7

De nuevo os pongo unas anécdotas de legionarios:

EL JAPONES LEGIONARIO:
Yamashita Musuhito: japonés de Tokio; ojos como centellas, músculos de acero, palabra dulce, ademán oriental, suave ceremonia. No muy alto de estatura. Cuando llegó a La Legión hablaba tan sólo en su lengua nativa. Pronto se hará notar Musuhito por su bravura. Cuando va al asalto grita. “Banzai” o “Tora, tora, tora”
Lo hirieron una, dos, tres, cinco veces: Musuhito, cuando sale del hospital, vuelve como un chacal a la pelea.
Pasando un día revista el Coronel Millán Astray ve al japonés y le pregunta:
Coronel: -Yamashita, ¿cuántas veces has sido herido?
Yamashita: -Cinco mi Coronel.
El Coronel volviéndose hacia el Capitán de la compañía que le sigue a la distancia reglamentaria para la revista, le dice:
Coronel: -Que asciendan a Yamashita a Cabo. Envíeme la propuesta de su ascenso.
Al día siguiente, el Capitán va a ver al Coronel y le dice:
Capitán: -Mi Coronel, vengo a poner en su conocimiento que Yamashita dice que agradece mucho su premio de ascenderle a Cabo, pero que él no tiene mérito y además que él vino a ser Legionario de 2ª y de ser Cabo no desea servir a nadie más que al Emperador del Japón, si es que su insignificancia llegase a merecerlo.
Coronel: -Respete la voluntad del valiente japonés, y ordene que se le dé un premio en dinero para que Yamashita beba más sake o más te, o lo que le apetezca beber.

Los antialcohólicos y el cuba-floïd.

Cuando esto sucedió el Tte. Acón era plantilla del 3º, y marchó a Bir Enzaran con nuestros bolingas. Tan fastidiado como el reinado de Witiza se le presentaba el porvenir al Teniente Acón. El Mando del Sector del Sahara había decidido concentrar a todos los bolingas (borrachos habituales) del Sector en Bir Enzaran (pozo profundo y cristalino del cristiano), con la finalidad de convertirlos a ser posible en personas sobrias y moderadas, como los del ejército de salvación.
Resultaba irónico que el encargado de una misión tan enojosa fuera precisamente el Teniente Acón, hombre reflexivo, introvertido, con ribetes de poeta, dado a la meditación transcendental y que despreciaba profundamente las juergas etílicas.
Con su cargamento humano, compuesto principalmente de legionarios y corrigendos, desembarcó de los camiones en el destacamento de Bir Enzaran, lugar desolado en el interior, donde sólo existía el pozo antes citado.
Para derivar por otros derroteros la vitalidad agresiva de su tropa, el Teniente decidió organizar partidos de fútbol en plan intensivo, pero hubo de desistir antes las lesiones, tumultos y peleas que se producían por un quítame allá esas pajas. En consecuencia, decidió aumentar las teóricas, o lo que es lo mismo: comerles el coco sus subordinados acerca de los peligros latentes en el alcohol, y observó complacido que le oían no sólo contentos, sino hasta absortos.
La respuesta a tanta solicitud la encontró por casualidad revisando los suministros de masaje para el afeitado, que resultaban ser anormalmente elevados.
Sus bolingas habían inventado el cuba-floïd, que según ellos no sólo proporcionaba una euforia muy agradable, sino que además, les olía el aliento a colonia y dejaba el cutis como a los artistas de cine. Cuando limitó las compras líquidas de coca-cola y masaje facial creyó haber acabado con el problema, hasta que al mes cayó en la cuenta de que el desaprensivo vendedor de tal bebida llevaba al destacamento dos tipos de ella una para él, al estilo tradicional, y otra con ginebra incorporada para sus subordinados, que la dosificaban para no llamar la atención.
Así no es de extrañar que los alcohólicos estuvieran cada vez más contentos y el Teniente progresivamente más deprimido. Cuando al fin fue relevado y el Coronel lo encontró en el bar, bebiendo cubatas como un camello bebe agua al llegar a un oasis, no pudo por menos de preguntarle:
Coronel: -¿Desde cuándo bebes, Acón?
Teniente: -Desde que estuve curando a los borrachos, mi Coronel. En vez de convencerlos yo a ellos, ellos me han convencido a mí.

Pascual Sánchez Soler 3º/82

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

ATENCIÓN - Tienes que ser miembro de Amigos de la mili para poder comentar fotos videos foros cuarteles o hablar con tus viejos amigos o con los demás.

Pincha aquí - Únete ya a Amigos de la mili

Mi mili, asi fue mi mili

Fuerzas Armadas

Sociedad

Politica

Historia

Arte y cultura

Tecnología

Leer más